sábado, 28 de mayo de 2016

¨Dando jaque¨ a la estrategia comunicacional de la Alcaldía de Castillo.

INTRODUCCIÓN:

La Dirección de Comunicación UNL  desenmascarará las imprecisiones de la información que parte de la Alcaldía de Loja, como derecho que nos otorga la Ley de Comunicación en vigencia;  por ello procedemos a disolver los rumores que ha oficializado sorprendentemente la Alcaldía sobre el caso del Teatro Universitario ¨Bolívar¨ y la Casona Universitaria y que no visualizan dos semanas de protestas pacíficas de la UNL por actos ilegítimos de la alcaldía, como por ejemplo la violación a la ley de patrimonio cultural en el allanamiento del 07 de mayo del 2016 a los predios universitarios. Fueron dos semanas de silencio por parte de las autoridades oficialistas, judiciales y legislativas, que llegaron solo a pronunciarse cuando se han roto las puertas del Teatro.

En otras palabras, queremos que nuestros jóvenes sean cautos, cuando con arte, razones legales y jurídicas, pancartas, pitos, bailes, actos simbólicos, no son escuchados y sí ignorados… Las autoridades de la ciudad no supieron cumplir con el marco jurídico que las norma, y permitieron a vista de todo el mundo que se cometa públicamente un acto de abuso de poder y de engaño, para luego incriminar a la UNL y a la CIFI por unas puertas rotas.

Y cierto que se trata puertas apolilladas, cuyos paneles debieron haber sido cambiados hace mucho, pero tal parece que al menos desde el 2014, la Alcaldía comenzó a planificar la usurpación del Teatro a la Universidad. O al menos eso demuestran las evidencias del litigio que plantea abusivamente el alcalde y que al parecer cuenta con el consentimiento de Villacís. Recordamos que el BID puede retirar el fondo ofrecido para el Teatro, si la propiedad está en litigio… la pregunta es: ¿Puedo litigar sobre algo que no me pertenece y que planeo intervenir con fondos que por la misma razón primera, no me pertenecen, para ¨quedar bien¨ en un festival que tampoco me pertenece, sino a los artistas?

Como la manipulación y la falta de ética profesional han llegado a niveles insospechados, realizaremos una réplica hosca pero contundente a los mitos y leyendas urbanas que anda expandiendo la Alcaldía. Notamos que el municipio trabajará en torno a tres mentiras: 1) La CIFI es la personalización de Satanás; 2) El Chato es el único que puede salvar al Teatro; y, 3) Para qué quiere la UNL el Teatro si los estudiantes lo destruyen. Una a una iremos desnudando sus falacias pues nuestra fuerza radica en la verdad.

Pulasa aquí: Dando jaque, documentos históricos.

Réplicas:

Redacción DirCom UNL, mayo 2016
RVV/.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada