martes, 19 de abril de 2016

¿Quién genera -o no- la Solidaridad?

El concepto de ¨Solidaridad¨ en las ciencias sociales lleva tratándose durante mucho en las escuelas occidentales. Así, Durkheim es uno de los pensadores que inició el desarrollo de este tema en las esferas intelectuales francesas, y quien asumió el término ¨solidaridad¨ como un ¨hecho moral¨ relacionado con la cohesión social.  

Ha pasado mucho tiempo desde que se trabajaba con este concepto, y luego de los aportes neomarxistas sobre el capital, Putman desarrolla interesantes análisis con las estadísticas de varios países europeos, sobre el capital social, término que relaciona con los de ¨confianza social¨ y ¨conciencia cívica¨.

Y mientras existen datos del nivel de cohesión social de los países europeos, y existen estudios científicos que intentan conmensurarlos, en nuestro contexto local, sabemos que la capacidad de asociatividad es sumamente baja mediante información muy sencilla. Una ciudad que cuenta con un gran capital artístico, tiene muy pocas asociaciones de tipo cultural, por ejemplo.

Hay que preguntarse qué es lo que genera estas situaciones. Hay que cuestionarse si realmente es parte de nuestra idiosincrasia (¨lojano come lojano¨) o es el efecto de las pugnas partidistas enquistadas en las instituciones que más influyen en la mentalidad de los habitantes del territorio.

Una de aquellas instituciones, la Universidad o alma máter, precisamente ha sido el vórtice de permanentes pugnas viscerales que han definido cierto carácter, cierta desidia, cierta desconfianza hacia  las actividades más sacras, como lo son el estudio y la docencia. Y luego de haber transitado por una serie de persecuciones y bajo el gobierno de la impunidad, la ¨confianza social¨ solo podría ser una piltrafa que yace en el terreno de la impotencia.

Hace poco alegraba escuchar a un estudiante de psicología educativa desarrollar una pedagogía basada en el fortalecimiento de la acción colectiva; en la reducción de la competencia entre estudiantes para a cambio potenciar la colaboración entre estos: ¿quién dijo que todo está perdido?

Hoy, en tiempos de tragedia, se puede apreciar un sentimiento hermoso de solidaridad tan guardado y tan reprimido por siglos de sesgo étnico, cultural y clasista. Hoy respiramos una necesidad terrible por ayudar a nuestrxs compatriotas de la costa. Esto significa que aquel sentimiento solidario está latente y que es un valor imprescindible para quien quiera cambiar los destinos injustos de nuestro país.

Hoy una red de voluntarios, en diversas partes del país, respira un ambiente agradable al poder hacer algo más interesante que ver un partido de la ¨champion liga¨ o perder su tiempo en algún ¨tontódromo¨ sin más aliciente que un trago mezclado con cola. Hoy se ha visto una cadena de brazos que quieren sostener un alivio para quienes más lo necesitan en nuestro propio territorio nacional.

¨No hay mal que por bien no venga¨ queridxs estudiantes y comunidad en general; y que estos tiempos difíciles sirvan para ¨cambiar el chip¨ y respirar el aire de la confianza que genera el espíritu solidario. Que sea parte de nuestra nueva programación cultural, de nuestra renovada mentalidad:

Red de Voluntarios Zona 7 en el teatro Bolívar tras el radio maratón y entrega de recolección de donaciones 19/04/2016

Redacción DirCom, abril 2016
RVV/.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada